Euslogan
Seleccione su lenguaje:
Comprimidos de eyaculación precoz en línea de farmacias registradas de la UE
Eudoctor

Eyaculación precoz


Información sobre la eyaculación precoz masculina

La eyaculación precoz (EP) puede ser un problema serio. Esto sucede cuando un hombre alcanza el clímax demasiado rápido (generalmente dentro de 1-2 dos minutos o a veces menos). Los hombres que sufren de esta sensación son incapaces de controlar su impulso de eyacular. Esto les sucede a muchos más hombres de lo que usted imagina. Esta condición puede conducir a situaciones frustrantes, poniendo una tensión considerable en su vida sexual.

La eyaculación precoz es más común de lo que usted piensa. Alrededor del 25% al 60% de los hombres la sufren. De hecho, algunos casos se tornan tan graves que un hombre no puede ser tocado en su pene sin eyacular rápidamente. Esto puede conducir a diversos problemas relacionados con su vida sexual y de relación. Sin embargo, la eyaculación precoz puede ser tratada.

Priligy, es una medicación muy popular para la eyaculación precoz. Con Priligy usted tardará más tiempo para eyacular y tendrá un mejor control. Otra cosa que puede ayudar es la crema Emla. Se trata de una crema anestésica tópica local que puede entumecer la superficie de la piel, reduciendo la sensibilidad y por lo tanto hará que usted dure más tiempo. Esta crema es responsable de una gran mejora en la vida sexual de muchos hombres. No dude en consultar nuestros productos para el tratamiento de la eyaculación precoz a continuación.

La eyaculación precoz (EP) es un trastorno común de la función sexual. Cabe señalar que el paciente no siempre describe con precisión sus quejas, esta fue la razón de la mejora continua de la definición misma de esta condición patológica. Las definiciones inexactas de EP impiden la detección correcta de su prevalencia. De acuerdo con las Recomendaciones clínicas europeas para urología 2017, la EP cumple con los siguientes criterios: 

  • ocurre antes de la penetración o después de aproximadamente 1 minuto (con PE primario);
  • reducción clínicamente significativa en la duración de las relaciones sexuales a 3 minutos o menos (con EP adquirida);
  • la incapacidad para controlar la eyaculación;
  • malestar psicológico debido a los trastornos eyaculatorios existentes y conflictos interpersonales en parejas. 

El diagnóstico de EP se basa en el momento de la eyaculación, la capacidad de controlarla y el impacto emocional en el paciente. En primer lugar, la EP tiene un impacto negativo en la calidad de vida del paciente, su autoestima y las relaciones en la pareja. Debe recordarse que la edad no es un factor de riesgo para el desarrollo de EP. 

En general, los enfoques de tratamiento deben basarse en la identificación de los mecanismos patogénicos de este fenómeno.

La erección, emisión, eyaculación y orgasmo tienen diferentes mecanismos. Con la excepción de las emisiones nocturnas, la emisión y la eyaculación ocurren solo con la estimulación de los genitales. La emisión y la eyaculación representan la culminación de las relaciones sexuales masculinas. A medida que aumenta la estimulación de las fibras sensibles durante el coito, se produce la activación de los nervios eferentes simpáticos de los segmentos torácico inferior y lumbar superior. Las fibras aferentes, cuya excitación conduce a la emisión, pasan como parte de la vergüenza y los nervios pélvicos a las partes sacras de la médula espinal y como parte de los nervios simpáticos a los departamentos toracolumbares.

La activación de las neuronas simpáticas conduce a una reducción en el epidídimo, el conducto deferente, las vesículas seminales y la próstata; Como resultado, se expulsa líquido seminal hacia la uretra posterior. La excitación refleja de las fibras simpáticas provoca una contracción del esfínter interno de la vejiga, lo que impide el lanzamiento de líquido seminal en la vejiga. 

El llenado de esperma de la uretra proximal conduce a la excitación de las fibras aferentes del nervio genital, que activa el centro reflejo en la médula espinal sacra, lo que provoca contracciones rítmicas de los músculos ciático-cavernoso y bulbo-cavernoso ubicados en la base del pene. . Es este proceso el que conduce a la expulsión rítmica de los espermatozoides de la uretra.

Las contracciones rítmicas del músculo bulboso y esponjoso empujan al esperma a través de la parte más estrecha de la uretra, apretada por los cuerpos cavernosos hinchados y el cuerpo esponjoso. Finalmente, se eyacula en la cantidad de 2-5 ml. La eyaculación es provista por fibras motoras en el nervio genital, lo que provoca la contracción del músculo bulbo esponjoso. 

La eyaculación está mediada por el centro del nervio espinal, bajo un efecto estimulante o inhibidor del cerebro y los centros periféricos. 

Por lo tanto, la eyaculación es un proceso involuntario. Para su implementación, es necesaria la interacción del sistema nervioso somático y autónomo.

Diagnósticos

Comprender la fisiología de la eyaculación es la esencia del diagnóstico y el tratamiento de la EP. En primer lugar, debe aclararse cuando apareció la EP, desde el comienzo de la actividad sexual o surgió más tarde. Es importante conocer las condiciones para la aparición de EP para comprender qué forma de EP ocurre: situacional o permanente. Es importante conocer las características de la implementación del contacto íntimo. 

Las consecuencias de la eyaculación precoz son un componente importante del diagnóstico. La disminución de la autoestima y el empeoramiento de las relaciones de la pareja motivan al paciente a buscar ayuda.

Es necesario establecer si se usan drogas y si existe adicción a las drogas. A menudo, la EP se desarrolla en pacientes como reacción a la dificultad para lograr una erección. En este caso, debe explicarse al paciente que la pérdida de una erección después de la eyaculación es natural. Los factores de riesgo comunes para la EP se consideran el tiempo antes del inicio de la eyaculación, una sensación de control sobre la eyaculación, una reacción emocional negativa, relaciones negativas en un par.

Un indicador objetivo, un tiempo de retraso intravaginal (VIVZ), no es suficiente para establecer un diagnóstico, ya que este indicador no difiere significativamente en hombres con quejas y falta de ellos. Como se mencionó anteriormente, para establecer un diagnóstico, es necesario identificar no solo una disminución en el control subjetivo sino también consecuencias negativas tanto para el paciente como para la pareja en general. Aunque VIVZ es un indicador objetivo de la evaluación de la EP, la satisfacción con las relaciones sexuales y la ansiedad para el paciente y la pareja en su conjunto no reflejan este indicador. VIVZ está más estrechamente asociado con una sensación de control sobre la eyaculación que con el tiempo de eyaculación medido independientemente.

Para distinguir entre PE y su ausencia, la herramienta de diagnóstico de eyaculación precoz (PEDT) ayuda. Le permite evaluar el grado de control, frecuencia, nivel de estimulación, consecuencias negativas en el paciente y la pareja. Usando el cuestionario de índice árabe de eyaculación precoz, se evalúa el nivel de deseo, el grado de erección, satisfacción, ansiedad y depresión. En general, el principio de construir estos cuestionarios se basa en puntos clave en el diagnóstico de EP. 

Se observó una baja correlación entre los datos de PEDT y la condición descrita por el paciente. Un examen objetivo de un paciente con quejas de EP, además de preguntas específicas, incluye aclarar el estado de los sistemas cardiovascular, endocrino y nervioso.

El especialista debe tener en cuenta los factores que afectan la duración de la fase de excitación: edad, una pareja sexual nueva o anterior en el paciente, características de la situación, frecuencia reciente de contactos sexuales.

Tratamiento

La farmacoterapia es actualmente el método de elección para tratar la EP. Se usan inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), principalmente dapoxetina, un medicamento de acción corta que se puede tomar a demanda. 

Junto con los ISRS, se recetan tramadol o medicamentos para la anestesia local como alternativa. En pacientes con quejas de EP con disfunción eréctil concomitante, se usan inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5. Las estrategias conductuales, que se utilizan con mayor frecuencia en combinación con la terapia con medicamentos, ocupan un lugar especial en el tratamiento de la EP.

El objetivo de las técnicas conductuales es desarrollar habilidades de contacto íntimo, aumentar el tiempo antes de la eyaculación, aumentar la confianza y reducir la ansiedad. Las estrategias conductuales se dividen en métodos psicoterapéuticos y directamente físicos, que incluyen la técnica de "parada-inicio", "compresión" y ejercicios para los músculos del piso pélvico. La efectividad de la terapia conductual es del 50-60%, el efecto es de corta duración. Las técnicas conductuales a menudo se usan en combinación con la terapia con medicamentos.

Los ISRS reducen el movimiento de la serotonina desde la hendidura sináptica en las neuronas serotoninérgicas centrales y periféricas. Como resultado, aumenta la concentración de serotonina y aumenta la estimulación de los receptores 5-HT2C postsinápticos. Las drogas en este grupo pueden usarse a diario o bajo demanda. 

El efecto inhibidor de la serotonina en la eyaculación probablemente se deba a la activación espinal o supraespinal de los receptores 5-HT1B y 5-HT2C, mientras que la estimulación de los receptores 5-HT1A causa la eyaculación.

Los ISRS se usan para tratar los trastornos emocionales, pero también existe experiencia con el uso de medicamentos para retrasar la eyaculación y, por lo tanto, se han usado previamente en la EP como medicamentos de venta libre. Al igual que con la depresión, para lograr un efecto en la EP, los ISRS se prescriben durante 1 a 2 semanas. 

La administración a largo plazo de los ISRS provoca un aumento prolongado en la concentración de serotonina en la hendidura sináptica, lo que desensibiliza los receptores 5-HT1A y 5-HT1B. Pero vale la pena recordar que con el efecto acumulativo de los ISRS, aumenta el riesgo de desarrollar reacciones no deseadas, hasta manifestaciones suicidas. Durante mucho tiempo, los médicos prescribieron ISRS de liberación sostenida a pacientes con EP bajo su propio riesgo.

La situación cambió con el advenimiento de la droga dapoxetina, que se desarrolló específicamente para el tratamiento de la EP. El componente de naftilo se agregó a la molécula, debido a lo cual se logra un rápido tiempo de reabsorción y excreción del fármaco. Estas propiedades farmacocinéticas son las que distinguen a la dapoxetina de otros ISRS. 

Hoy, el único urólogo con dapoxetina disponible para los urólogos domésticos es Primaxetine  ® , que se incluye en la lista B y se asigna a pacientes que padecen EP. Las propiedades farmacológicas del fármaco se confirman mediante estudios de bioequivalencia. Según la experiencia clínica acumulada, el tratamiento con el medicamento debe comenzar con una dosis de 30 mg, sin embargo, en ausencia de una dinámica positiva adecuada, el médico tiene la oportunidad de ajustar la dosis del medicamento a 60 mg. Actualmente, la dapoxetina es el único fármaco óptimo para tratar la EP.

Una gran cantidad de datos indica la efectividad y seguridad del medicamento. La eyaculación VIVZ mientras toma dapoxetina aumenta significativamente en comparación con el original. La dapoxetina mostró buena tolerancia y la ausencia de efectos secundarios graves. La mayoría de los efectos secundarios asociados con el tratamiento farmacológico dependen de la dosis.      

La rápida absorción de dapoxetina puede conducir a un fuerte aumento en la concentración extracelular de 5-HT después de la administración, suficiente para superar los mecanismos compensatorios de autorregulación.

Las contraindicaciones para la dapoxetina incluyen hipersensibilidad, enfermedad cardíaca grave, uso concomitante de monoamina oxidasa e inhibidores de los ISRS, tioridazina, insuficiencia hepática y renal. Es necesario identificar estas contraindicaciones al establecer un diagnóstico y aclarar la anamnesis. 

Antes de la dapoxetina, los ISRS diarios se consideraban el tratamiento de elección para la EP. Los ISRS ampliamente utilizados tienen un mecanismo de acción farmacológico similar, pero su efecto se basa en las propiedades acumulativas de los medicamentos, lo que aumenta significativamente el riesgo de efectos secundarios. Varios estudios han demostrado la efectividad de la ingesta diaria de ISRS en la EP.

Otro tratamiento para la EP es el uso de anestésicos locales. Los medicamentos tópicos desensibilizantes reducen la sensibilidad del glande y aumentan el tiempo de eyaculación sin afectar la sensación de eyaculación. A pesar de un aumento comprobado en VIVZ con anestésicos locales, el efecto es fugaz. Las cremas y pomadas con efecto analgésico son inconvenientes de usar y alergénicas. Es debido a estas propiedades que el método no se usa ampliamente.

El tramadol es un analgésico de acción central que combina la activación de los receptores opioides y la inhibición de la absorción de serotonina y noradrenalina. Tramadol tiene actividad contra los receptores de opiáceos, pero también exhibe antagonismo a los transportadores de noradrenalina y 5-HT. Se ha demostrado la eficacia y seguridad de dos dosis de tramadol 62 y 89 mg en forma de tabletas oralmente dispersables para el tratamiento de la EP. 

Dados los datos sobre la neurofarmacología de la eyaculación y el mecanismo de acción del tramadol, el alargamiento del tiempo hasta la eyaculación puede explicarse por la estimulación combinada de los receptores de opiáceos mu en el sistema nervioso central y el aumento de la disponibilidad de 5-HT en el cerebro.

Por lo tanto, la construcción del diagnóstico clínico en un paciente con quejas de EP incluye el tiempo antes de la eyaculación, el grado de control del paciente sobre la eyaculación, la presencia de ansiedad y depresión, así como la ausencia de anomalías anatómicas. Estos son los principales componentes del diagnóstico. Se tienen en cuenta el inicio y la duración de las quejas. La anamnesis y el examen físico le permiten elegir un método para tratar la EP, teniendo en cuenta las contraindicaciones y los posibles efectos secundarios.

Debe recordarse que actualmente, el fármaco de elección para el tratamiento de la EP es la dapoxetina. Este medicamento se usa a pedido de 1 r. / Día 1-3 horas antes del supuesto coito. Primaxetine® está disponible en una dosis de 30 mg y se incluye en la lista B. La administración de dapoxetina a pacientes que padecen EP cumple totalmente con las recomendaciones clínicas de la Sociedad Europea de Urología. Los métodos de terapia conductual y los medicamentos locales pueden mejorar la efectividad del tratamiento para la EP.

Conclusión

Por lo tanto, los enfoques modernos para el tratamiento de la EP se basan en la idea de la estructura y función de los receptores de serotonina. El uso de ISRS permite la eficacia clínica. La distribución de los receptores de serotonina que realizan diversas funciones fisiológicas explica no solo la desaceleración de la eyaculación sino también los efectos secundarios. La duración del uso de inhibidores selectivos de la absorción de serotonina aumenta el riesgo de efectos secundarios, lo que requiere el control del medicamento y la retirada oportuna de los medicamentos. La farmacocinética de la dapoxetina puede reducir significativamente la frecuencia de los efectos secundarios adversos, lograr una mejora en la condición de un paciente con eyaculación precoz y tomar el medicamento a pedido.